Decasophia del organismo-4

Intervienen los profesores Wolfgang Gil, Edgar Blanco, Guadalupe Llanes e Ingrid Lares.

Guadalupe De las relaciones entre entidades actuales en sus mundos actuales nace el continuo extenso. En efecto, cada entidad actual surge en un mundo actual que la incluye y relaciona con otros mundos actuales de todas las demás entidades actuales. Los mundos actuales se relacionan entre sí conformando un continuo extenso que no tiene existencia independiente de las entidades actuales. El continuo extenso equivale aproximadamente a lo que los físicos llaman espacio-tiempo. Pero no es preexistente, ni sustancial, ni tiene propiedades como por ejemplo la capacidad de curvarse, ni es independiente de las ocasiones actuales que en él llegan a la existencia. Whitehead lo explica geométricamente en su sección IV de Proceso y Realidad. Es un capítulo pensado para matemáticos que no analizaremos aquí. Nos limitaremos a mencionar lo pertinente para nuestra línea argumentativa. El continuo extenso se divide en regiones que son distintos ‘puntos de vista’ desde los cuales las entidades actuales en sus mundos actuales se desarrollan, existen. Muchas de las características de la entidad actual dependen de la región en la que se encuentran, porque “… the standpoint determines exactly what is included in the actual world of the occasion. Neither the actual world nor the new occasion can determine that. Whitehead proposes that this is determined by the primordial ordering of pure potentials, that is, the primordial nature of God through the initial aim of each occasion”.   La entidad actual actualiza de diferentes maneras al continuo y cada manera tiene su punto de vista. La región del continuo espacio-temporal que es actualizado por una entidad actual determina la particular visión o intención que conduce a la entidad actual a recibir el ingreso de ciertos objetos eternos en vez de otros y a prehender ciertas otras entidades actuales del pasado, de su mundo actual. Así mismo, determina el desarrollo futuro de la entidad actual. Cada perspectiva del todo que proporciona una región del continuo es nueva y difiere de todas las demás, contribuyendo a la novedad de cada concreción. Pero también excluye las demás visiones propias de otras ocasiones actuales. La conexión extensiva “impregna nuestra experiencia”.  El pasado, presente y futuro no son características del continuo, sino modos de prehensión de las ocasiones actuales. El pasado lo constituye el mundo actual que es el nexo de entidades objetivadas listas para ser prehendidas por la entidad concrescente, en presente; el futuro consiste en las ocasiones que serán afectadas causalmente por la actividad del presente, es real pero no actual, en sentido whiteheadiano.  Por supuesto, no debemos olvidar que Whitehead se opone a la noción de sustancia localizada en un punto en el que permanece aislada de lo demás llevando a cabo solo relaciones accidentales, que caracterizaba a las cosmologías materialistas. Esto no es lo que sugiere al hablar de regiones del extenso desde donde las entidades actuales desarrollan sus perspectivas del todo. El continuo extenso es lo que conocemos como ‘naturaleza’ o ‘todo natural’, es “una estructura de eventos, donde cada evento tiene su posición en esta estructura y su propio carácter peculiar o cualidad”  Es importante resaltar su carácter sistemático, propio de una totalidad donde todo está interconectado, porque esto nos permite entender en qué sentido cada entidad tiene un locus en el extenso, como ya comentamos y nos lo corrobora Whitehead en este significativo texto citado por Azar: “No entity is merely characterized by its individual character, or merely by its relationships. Each entity possesses essentially an individual character and also is essentially a terminus of relationship, potential or actual. Some of the factors of individual character enter into the relationships, and conversely the relationships enter into the character. In other words, no entity can be considered in abstraction from the universe, and no entity can be divested of its own individuality”.   Estas reflexiones llevan al profesor Azar a considerar que nuestro autor es pampsiquista y pananimista, pero ya vimos en un capítulo anterior por qué nosotros no estamos de acuerdo. La relación entre las entidades actuales y el continuo extenso, o totalidad natural, es tan fuerte, que estudiarlas aparte de él es, para Whitehead, una abstracción. Como consecuencia, el continuo extenso es “un principio de limitación, pues en toda duración temporal la sumatoria de todas las ocasiones actuales totaliza menos que la infinitud de posibles relaciones previstas por Dios”.  En este sentido, el continuo extenso es potencialidad. En palabras de Whitehead: Accordingly the spatio-temporal relationship, in terms of which the actual course of events is to be expressed, is nothing else than a selective limitation within the general systematic relationships among eternal objects. By ‘limitation’, as applied to the spatio-temporal continuum, I mean those matter-of-fact determinations –such as the three dimensions of space, and the four dimensions of the spatio-temporal continuum- which are inherent in the actual course of events, but which present themselves as arbitrary in respect to a more abstract possibility. The consideration of these general limitations at the base of actual things, as distinct from the limitations peculiar to each actual occasion, will be more fully resumed.   Según Azar, el continuo extenso es además (a pesar de ser potencialidad) un elemento de estabilidad, de solidez, en el sistema whiteheadiano. Las relaciones entre las entidades y el extenso son constitutivas de la esencia de cada entidad. La naturaleza, añade, es a la vez continua y atómica: Viewed as continuous, nature is a vast network of occasions internally related to objectified actual entities; but…nature is also atomic inasmuch as the extensive continuum is ‘dotted’ with eternal objects (as concretized in actual entities: ‘drops’ of experience). In other words, events constitute the continuity of nature, whereas objects account for its atomicity…Since the extensive continuum is a spatio-temporal scheme, even spatial and temporal relations are internal to an event, and hence constitutive of its essence.   Lo actual no es continuo en este universo, comenta Cobb, no puede ser dividido; sin embargo, las ocasiones actuales están conectadas extensivamente. Esto es posible porque las conexiones no son actualidades sino potencialidades que ellas realizan, además tales relaciones no son atómicas como las propias entidades. Siendo potenciales y no atómicas pueden constituir un continuo: el continuo extenso. Así tenemos el conjunto de todas las entidades actuales atómicas que se relacionan interconectadamente en un continuo extenso que no es atómico. El continuo extenso provee entonces el locus donde y con el cual las ocasiones actuales interactúan y existen y son unificadas. Whitehead lo compara con el receptáculo platónico del Timeo afirmando que su “función única es la de imponer una unidad sobre los sucesos de la Naturaleza. Estos sucesos se hallan juntos por razón de su comunidad de lugar, y consiguen su actualidad por razón de su emplazamiento dentro de dicha comunidad”.  Veamos esto un poco más de cerca. En su diálogo el Timeo, Platón, utilizando el personaje de su maestro Sócrates como inmortal vocero, interroga a un reputado astrónomo –Timeo- acerca de la naturaleza del Todo. El inicio de la indagación debe ser: “distinguir entre qué es lo que está siendo siempre, mas sin tener advenimiento, y qué es lo que está adviniendo siempre, más que nunca está siendo”.  En el Todo platónico se encuentran tres eídoses: “… en primer lugar aquello que está siendo permanente e inalterablemente, que es lo más real e incausado, aquello que no adviene ni deviene: las Ideas eternas, arquetipos de todo lo demás que existe en modo cambiante. En segundo lugar, esto que nunca está siendo plenamente porque está en perpetuo llegar a ser, en perenne cambio; que precisa una causa para lograr su fugaz encuentro con lo Real. Pero, hay un tercer eidos de muy diferente género que resulta indispensable para explicar cómo es posible el devenir en el ámbito de lo que no permanece, para entender cómo y dónde adviene el ser finito: Para lo anteriormente dicho bastaba con dos –eídoses- uno de tales eidos hacía de base, cual paradigma, inteligible y eternamente idéntico; el segundo, imitación del paradigma, estaba sujeto a engendramiento, y visible…un tercer eidos, dificultoso y confuso…sustentáculo de todo advenimiento, algo así cual nodriza (49a)… en cuanto a la naturaleza del receptáculo de todos los cuerpos: hay que llamarla siempre “idéntico”, ya que, en modo alguno, se sale de su propia eficiencia, porque recibe constantemente todas las cosas y no toma jamás de ninguna manera forma alguna semejante a ninguna de las adentrantes, ya que es, por su naturaleza base y masa amasable para todo, movida y aun configurada por las adentrantes…Empero, las cosas adentrantes y salientes son siempre imitaciones, improntas hechas por los entes eternos, de una cierta manera dificultosa de explicar y admirable…(50c)   …aquello “en lo que” se asentará la impronta no resultaría bien preparado para ello, a no ser que estuviera informe respecto de todas aquellas ideas que esté a punto de recibir (50d), sea de donde fuere, ya que, en caso de estar siendo semejante a alguna cosa de las adentrantes, al recibir algunas de naturaleza contraria o de totalmente diversa resultaría mala semejanza de ellas, por dejar traslucir su aspecto propio. Por lo cual lo que haya de recibir en sí mismo todo género de eídoses, ha de estar vacío de todos (50e)    …al receptáculo, no llamemos ni “tierra”, ni “aire”, ni “fuego”, ni “agua”, ni nada de lo que de éstos procede ni de lo que ellos proceden; es, más bien, un cierto eidos de cosa invisible, amorfa, omnirreceptora, mas participante, de manera superlativamente desconcertante, de lo inteligible; y no nos engañemos llamándola dificultosísimamente aprehensible. (51b)   Es fácil ver la similitud de este texto con la teoría expuesta por Whitehead. Pero, ¿de dónde proviene la necesidad de introducir un receptáculo en una cosmología? Básicamente depende del tipo de cosmología y de su manera de explicar el movimiento. En el caso de Platón nos encontramos con un universo realmente real y pleno que precisa, en virtud de su propia naturaleza, producir un reflejo de él mismo. En otras palabras, lo más real es lo menos móvil, lo más permanente, lo imperecedero. Ese Todo, insistamos, incluye los dos géneros de seres: las ideas eternas y las cosas sensibles, y se piensa desde su absoluta totalidad eterna hacia las partes y no al revés, al menos en primer lugar. Entre las muchas cualidades de las Ideas eternas está la de ser Modelos de las cosas sensibles, ¿cómo, entonces, no producir su reflejo, sus múltiples cambiantes e inestables replicantes finitos en toda la posible variedad de versiones?, ¿seguirían siendo Modelos sin tener alguien que las imite, si todo lo que existe materialmente dejara de existir?, ¿modelos de qué? Además, la infinita productividad era algo bueno, era manifestación de la autodifusividad de la principal de las Ideas: el Bien. Así las cosas, es imprescindible un receptor de las imágenes que proyectan las Ideas en su eterna conversación cósmica con el mundo finito, sin el cual sólo habría silencio. Las características de tal recipiente están en el texto citado. Curiosamente, lo eterno inmutable precisa de un elemento también eterno e inmutable para recibir lo móvil transitorio. Las formas móviles de los entes –imagen de las formas inmóviles- imprimen movimiento a la materia, al receptáculo. Como cuando una piedra cae en un estanque rompiendo la quietud de su superficie, pero fundiéndose en abrazo indisoluble mientras permanece con ella, superponiendo acción y reacción en una sola expresión de ser compuesto, deviniente, que surge, existe cambiando y cesa en la existencia. Mientras tanto, el recipiente permanece esperando la nueva forma, después de regresar a la estabilidad inicial. El receptáculo es, recordemos las palabras de Platón, “por su naturaleza base y masa amasable para todo, movida y aun configurada por las adentrantes… informe respecto de todas aquellas ideas que esté a punto de recibir… invisible, amorfa, omnirreceptora, mas participante, de manera superlativamente desconcertante, de lo inteligible”  Todavía cabe preguntar: ¿qué nos ofrece el autor del Timeo con esta paradójica explicación que tiene la estructura propia de una revelación mistérica más que de un planteamiento racional?, ¿un espacio vacío, por lo invisible y amorfo, para llenar con formas entitativas o una masa, materia primordial, amasable, que por ser masa parece ser un algo? Ésta, considero, es una pregunta tan importante que mereció ser exhaustivamente discutida durante la Edad Media por diferentes pensadores. Platón añade otras características al receptáculo: es eterno, “Local”, incorruptible, “asiento para todo cuanto tiene generación; captable él mediante un cierto razonamiento bastado, dificultosamente creíble, mas no mediante sensibilidad”   Un lugar eterno que no puede ser destruido en vez de una masa. Después de todo lo anterior, Platón alude al Receptáculo como «espacio» (χώρα) y dice que proporciona una «sede» (εδρα) a todo lo que deviene (52a8-bl) y, al hacer el resumen en 52d, él se refiere a estos tres factores como Ser, Espacio y Devenir. Pues bien, veamos ahora cómo interpreta Whitehead, haciendo las modificaciones correspondientes, la idea de receptáculo para que se pueda aplicar a su propio sistema, en particular a una sociedad estructurada compleja como lo es un ser humano: Es imposible superar un pasaje de uno de los Diálogos de Platón, que resumo incluyendo en algunas de sus frases términos modernos como “unidad personal”, “sucesos”, “experiencia” o “identidad personal”. Dice así: “Además de los conceptos sobre la confusión de los sucesos y sobre las formas que ponen de relieve, necesitamos un tercer término, la unidad personal. Es un concepto confuso y oscuro y hemos de concebirlo como el receptáculo, podríamos decir la nodriza del llegar a ser de nuestros sucesos de experiencia. Esta identidad personal es la cosa que recibe todos los sucesos de la existencia humana; es una matriz natural para todas las transformaciones de la vida y es transformada y figurada de manera variada por las cosas que entran en ella, por lo que cambia de carácter en los diversos tiempos. Puesto que recibe dentro de su propia unidad toda clase de experiencias, ha de estar por sí misma desprovista de toda forma y no erraremos mucho si la describimos como invisible, informe y capaz de recibirlo todo. Es un lugar que persiste y que proporciona un emplazamiento a todos los sucesos de experiencia. Lo que en él sucede está condicionado por la compulsión de su propio pasado y por la persuasión de sus ideales inmanentes”. En suma, el continuo extenso, el mundo natural donde todas las entidades actuales se relacionan no es un espacio-tiempo absoluto pues incluye el devenir histórico. Excluye todas las dicotomías que Whitehead se propuso eliminar de su cosmología y que tratamos en el capítulo donde hablamos de la bifurcación de la naturaleza: sustancia-accidente, sujeto-predicado, materia-forma, etc., porque lo que prevalece es la relación, interna y externa, entre ocasiones. Es la más amplia de todas las sociedades de entidades, la sociedad de la pura extensividad, pensada aun sin sus características de espacio-tiempo, que pone los primeros rasgos de orden al universo frente a la total potencialidad de posibles concreciones que ofrecen los Objetos Eternos. No confundamos la ‘creatividad’ con el ‘continuo extenso’. En efecto, Whitehead comparó la creatividad con la materia prima aristotélica sin su carácter de sustrato, en cambio el continuo extenso es parecido al receptáculo o sustrato platónico, con las salvedades que ya expusimos. Hablaremos de la creatividad un poco más adelante.
Guadalupe Este documento es un fragmento de mi tesis donde hablo del continuo extenso. Es corto y lo comparo con el receptáculo platónico. Ya me dirán que opinan. Puede funcionar como guion para preguntar. Ya ni me acordaba que lo había abordado
Edgar No veo al continuo extenso como espacio. Lo voy a decir en clave deleuzo-guattariana: El continuo extenso es el estado de cosas y estado de ideas de un mundo interconectado en expansión. Es la realidad en movimiento. Es espacio-temporal porque acaece, pero aquí estamos hablando de un tiempo espacializado y de un espacio temporizado. No estamos hablando de un espacio y de un tiempo. El razonamiento bastardo mío es que el tiempo es duración y el espacio es la nodriza del devenir y el espacio-tiempo en lo que acaece en las entidades actuales en sí mismas y como nexus cuya totalidad es la realidad. Es decir, el espacio-tiempo describe lo particular y el espacio y el tiempo es lo que permite explicar el continuo extenso
Wolfgang Suena razonable
Ingrid Me gusta tu razonamiento. Justamente mi crítica a Gebser es que el tiempo es discontinuo
Edgar Lo que he entendido es que la discontinuidad se produce en los despertares, por lo demás tiende a ser circular y lineal … ahí es donde está la paradoja
Guadalupe Estoy leyendo a Ross en su libro «Aristóteles» y el capítulo de la Física de Aristóteles donde habla de ‘lugar’. Es curiosa la afirmación de Ross, «Es importante recordar que Aristóteles no ofrece una teoría del espacio. No se sirve casi nunca del término griego que designa el espacio (chóro), y sus ideas sobre el espacio hay que buscarlas en su discusión de la «megethi» (tamaños), las magnitudes espaciales».   Digo que es curioso, porque en otros libros mencionan la noción aristotélica de ‘lugar’ como una versión de la idea de ‘espacio’: el espacio pensado como lugar. Comparar a Aristóteles con Whitehead en este punto es demasiado complejo. Creo que es mejor seguir a Cobb cuando afirma «The extensive continuum is Whitehead’s name for what most physicists call space-time». Espacio-tiempo pensado como continuo. Me pregunto, ahora, si la continuidad aristotélica sirve para entender la continuidad como la piensan los físicos del siglo XX. Supongo, Edgar, que cuando hablas de «nodriza» estás pensando en el receptáculo platónico. Sí creo que hay ahí una conexión. Pero el espacio whiteheadiano es potencial, abstracto y sin propiedades. El continuo aquí debe parecerse mucho a un continuo matemático. En ese sentido no se parece nada al espacio de Einstein, es más como tú dices: «acaece en las entidades actuales en sí mismas». Yo añadiría que el espacio-tiempo Whiteheadiano es otro elemento de la concreción de la entidad naciente y lo que le da es una perspectiva, un lugar desde donde relacionarse con todo lo demás. Dice Whitehead: «Toda entidad actual en su relación con otras entidades actuales se halla en este sentido en algún lugar del continuo, y surge de los datos proporcionados por esa posición.   Mas en otro sentido está en todas partes a través de todo el continuo, puesto que en su constitución incluye las objetificaciones del mundo actual y por consiguiente incluye el continuo…De esta suerte, el continuo está presente en toda entidad actual, y toda entidad actual invade el continuo», (página 103, PR en español).   La entidad SURGE de los datos de localización que le otorga ese lugar específico en el que concrece, que además la hacen capaz de una visión y un tipo de relación, únicas e individuales. Ahora bien, ese lugar no parece ser un espacio en el sentido de algo substancial o preexistente. De acuerdo totalmente contigo, Edgar. Además me parece que es exclusivo de cada entidad y no intercambiable como el aristotélico. Parece un aparataje relacional continuo porque es conectividad y principio de relacionalidad, pero compuesto de partes ‘divisibles’, aquí sí al estilo aristotélico. Las relaciones no se rompen, solo se generan, creo. Porque lo que se objetiva sigue como parte del mundo actual donde concrecen nuevas entidades.
Ingrid Eso es muy del siglo XX lo veo como una categoría después de la racional. Eso es de lo que quiero reflexionar. Muy esclarecedora tu reflexión.
Edgar Entonces… no campo, espacio
Guadalupe Bien, he ahí el dilema. Creo que no es campo, porque además el campo de todos los campos es la creatividad. Y la creatividad también juega en ese terreno.
Edgar Eso sí me gusta porque empuja al campo al ámbito de las categorías y deja al espacio en la niebla teológica
Guadalupe Así parece
Ingrid ¿Cuándo entidad actual logra satisfacerse, algo de ella se vuelve objeto? ¿Ese objeto se puede convertir en un dato para la prehensión de otra entidad actual? Sí es así nunca volvemos al origen
Wolfgang Ingrid, perdón, donde Gebser afirma que el tiempo es continuo? Gebser utiliza dos concepciones de tiempo. El tridimensional y el tetradimensional.
Guadalupe Nunca llegamos al origen porque el origen y el fin confluyen en Dios, y Dios siempre está ahí como parte del universo y evolucionando en una de sus naturalezas
Ingrid Eso es bello en Whitehead, ni la humanidad, ni la tierra son el centro de nada. Es el no ser
Guadalupe O el ser Ni siquiera Dios es el centro
Edgar Porque según Nicolás de Cusa está en todas partes…
Guadalupe Para mí el centro es una entidad actual
Guadalupe Esto que muestro a continuación fue parte de un intercambio con Jay MacDaniel: Here´s one way of thinking about Whitehead´s concept of creativity en PR. It is (1) what he calls the self-creativity of each and every actual entity, by which the many become one. Whitehead speaks of it as ‘decision’ and say that it is the essence of actuality. It is also (2) the emergence of new actualities in the present moment, which did not exist prior to their predecessors. It is the creative advance into novelty. Whitehead also speaks of this as transition, which is one of two forms of process, the other of which is concrescence.. It can also be (3) an undefinable abyss from which all things emerge, itself actualized in the actualizations. This woud be analogous to Aristotle’s prime matter as the ‘stuff’ of which all things are manifestations, with the caveat that this stuff is pure activity. Taken together, you have something like an ‘ultimate reality’. That’s the best I can do, as one whiteheadian among many, to make sense of the many things he say about creativity in PR”   Creatividad es la esencia de la actualidad
Guadalupe Jay MacDaniel dice en sintesis que la creatividad es el campo de todos los campos
Edgar Creo que MacDaniel y el grupo donde participa tuvo y tienen el mismo problema que estamos tratando de resolver o resolvimos con el concepto de espacio. Me llamó la atención en que lo planteo casi en las mismas condiciones en que lo hizo Kant en el Opus Postumum permitiéndole hablar de éter. Éter es la palabra que he visto que más se repite para hablar de espacio.
Ingrid En relación a tu pregunta Wolfgang, cuando hablas de las estructuras de la conciencia
Wolfgang Puedes ser más específica, cual es el contexto. No puede ser las estructuras de la conciencias, pues cada conciencia es una mutación que rompe el tiempo.
Ingrid Es muy parecido al concepto  de episteme del Foucault de «Las palabras y las cosas»
Edgar Entendí que las situaciones de conflicto se producen precisamente por no encontrarse con el origen… eso es lo que genera linealidad o circularidad temporal
Ingrid Edgar, ¿por qué circularidad? Guadalupe ¿Dios no es también una entidad actual?
Guadalupe En efecto, una entre todas. Así que la entidad actual en general es la esencia del universo, y la creatividad es la catalizadora de su existencia. Porque el universo como totalidad también es una entidad actual
Edgar La circularidad es el esfuerzo por mantener algo o retornar al inicio de ese algo
Ingrid Cuando una entidad actual logra su proceso de concrescencia, no desaparece del todo algo de ella perdura, algo de ella vuelve a ser parte de otra entidad actual. Es como una reencarnación «cósmica» no «humana» … Esa idea la tengo allí, sin poderla ver del todo, aunque tiene que ver con el no ser, una nada que puede ser todo, es posibilidad …
Guadalupe  No entiendo cómo «no encontrarse con el origen» puede generar circularidad temporal. Puesto que circularidad es retornar al origen
Guadalupe Ingrid, pues sí, Whitehead dice que el tiempo, por ejemplo, es real pero no actual. En su caso no son sinónimos. Las posibilidades, como en la edad media, son potenciales Ideas (objetos) eternas.
Ingrid Eso es lo que no me gusta de la circularidad. Si no existe pasado, presente o futuro en Whitehead, porque debemos pensar en un origen?
Guadalupe Como a Hartmann, me encanta una ontología que se fundamenta en las posibilidades Me gusta la idea de pensar la concepción actual del tiempo como lo que conocemos por ‘presente continuo’ en gramática. Se agolpan los tres tiempos pero se ven en un movimiento continuo presidido por el presente. En el cosmos whiteheadiano nada se pierde
Ingrid Eso es lo que hasta ahora entiendo por continuo, la circularidad es cómo si la razón de ser es volver al origen. Nada muere todo muta.
Guadalupe De acuerdo contigo, querida Ingrid. Es apasionante ¿verdad?
Wolfgang Guadalupe tiene razón, el origen no es primero en el orden del tiempo, sino en el orden del ser. El origen siempre está presente, es eterno
Edgar Ingrid, Guadalupe y Wolfgang, les voy a decir cómo veo la circularidad. Imagínense la existencia de un orden X con una conciencia determinada (arcaica, mítica, mágica, racional) y por alguna u otra razón surge otra forma de conciencia que he dicho que se expresa como una gota de la nada nada que perturba ese nivel de conciencia y junto con esta nueva forma de conciencia surgen otras similares haciendo que estas gotas se unan, el orden X va a reaccionar regresando a los principios. Ese es el retorno. Mientras no hay una amenaza el tiempo continua de manera lineal.
Edgar Estamos entrando en una fase de atemporalidad sin precedentes… falta que podamos coexistir con pasado o futuro… estoy explorando a Gebser y ese dato me acordó las gotas de la nada…
Wolfgang Edgar, por fin viste la luz.
Edgar En la quietud de la oscuridad toda liberación de energía alumbra…
Guadalupe A mí me recuerda el modo de ver de Dios. El pasado, presente y futuro son reales pero de otra manera. Son aprehensibles como en un bloque que la mente divina capta en presente continuo. En el fragmento pongo lo que piensa Whitehead: el pasado, presente y futuro no son características del continuo, sino modos de prehensión de las ocasiones actuales. El pasado lo constituye el mundo actual que es el nexo de entidades objetivadas listas para ser prehendidas por la entidad concrescente, o sea, el presente se está formando CON el pasado, no después. El futuro consiste en las ocasiones que serán afectadas causalmente por la actividad del presente, EN la actividad del presente. Y el futuro es real, aunque no actual. Yo quisiera tener esa ventana dimensional por la que Whitehead mira al universo
Edgar Viví esa atemporalidad navegando… atemporalidad e inmensidad… el espacio es relativo: uno está pero sabe que en nada. La última vez fue en un buque holandés… dure casi treinta días…
Guadalupe Es muy parecido a una experiencia mística. La sensación de atemporalidad y la conexión con el todo que sientes como una nada Metafísica Debe ser algo grandioso. Como vivir en una nave espacial  donde No hay arriba ni abajo, es otro nivel
Edgar Pero ¿Qué tiene que ver Gebser con las gotas de la nada? Por lo que he visto la quinta fase histórica de la humanidad está ocurriendo como mutaciones que según él se han evidenciado en una serie de campos especialmente artísticos. Lo que me llamó la atención es que esas gotas de la nada se manifiestan como agujeros negros que van creciendo hasta que se unen[1]. O sea que podemos ver esas gotas de nada, o sea de caos, como mutaciones que se dan en la conciencia desde el mismo momento que la descripción que hace Hawking de agujeros negros me parece que es la de alguien que se encuentra frente a una crisis de conciencia. Dicho de otra manera, siguiendo lo descrito por Guadalupe acerca del continuo extenso y mi visión al respecto es la perforación del estado de cosas y del estado de ideas cuya interrelación y extensión a todas las entidades actuales produce otro estado de cosas y estado de ideas

[1] La definición que más me ha impresionado de agujeros negros la dio Hawking, es decir, “un horizonte aparente que mantiene capturada la materia, en su manifestación de energía e información sólo temporalmente, reemitiéndola posteriormente a una forma caótica debido a las fluctuaciones violentas que genera la captura en sí misma”